jueves, 31 de julio de 2008

Creo que en este mundo hay varios tipos de escritores. Por primera vez en la vida –y quienes me conocen podrán atestiguarlo-, declaro que soy escritor. Quizás es la buena mañana que he tenido, o el asentar en mi cabeza que la única manera de algún día publicar algo es escribirlo antes. Puede sonar muy lógica esta última declaración, pero en mi mente las cosas han funcionado de manera distinta. Siempre queriendo tener una obra cumbre -ya completa y perfecta como círculo- en la cabeza, para después escribirla. Las cosas no son así. Generalmente mi mente va más rápido que mis dos índices en el teclado; de hecho, mi mente va más rápido que mi propia lengua al hablar. Así que hoy ha sido uno de esos días en que despierto con esa realidad y no me aterro. Siempre me ha costado que mis amigos y mi familia me vean como un escritor, tanto que cuando alguien me presenta con las palabras mi amigo el escritor, suelo poner lo que supongo una cara afectada, con el gesto de seguir rumiando el miedo que detiene mi aliento de escritor.
En fin, hoy he escrito una página más de ese proyecto casi eterno que se ha convertido mi novela. Hace poco un lector del blog me dijo espero que hayas terminado esa novela, y aunque con un poco de pena declaro que sigue inconclusa, hoy con más tranquilidad y honestidad que ayer puedo acotar: pero sigue caminando.

2 comentarios:

ivan dijo...

me gusta lo que escribes.....ya lo sabías.

JJ dijo...

Gracias muchacho... compartimos una cosa más...
Un abrazo