sábado, 7 de febrero de 2009

Al lugar donde has sido feliz...

Desde hace unas semanas he traído entre paso y paso esta canción, sólo por instantes mañaneros o nocturnos.
Anoche, por accidente llegué a un lugar donde fui feliz y al cual no volveré en las mismas circunstancias de hace un par de años.
Hoy, con los hilos del espíritu enredados, volví a caer en esta canción. La primera vez que la escuché fue la primera vez que vi a Joaquín Sabina, en el zócalo de la ciudad de México, un día menos feliz que doloroso, como ayer y como hoy.
Entre el mar de voces y de letras diario, hoy sólo dos frases son coherentes y tienen verdad y contundencia: el blues es un estado mental, un manual para aprender a llorar, y al lugar donde has sido feliz es mejor que no trates nunca de regresar...





El blues de la soledad

Tuvo la culpa esa canción
que un taxista me silbó.
¿Sabe si existe aquel café?
Cómo iba a suponer
que estarías tocando allí,
en el mismo piano,
diez años después para mí.
Noches de rabia y juventud
empapadas en un blues.
No te dije que estabas más guapa
ni tu el socorrido
¡chaval que joven estás!
Y apuramos por fin la botella
que hace diez siglos dejamos
a la mitad.

¿Te quedarás a la actuación?,
aún me sé nuestra canción.

Dicen que el blues es un estado mental,
un manual para aprender a llorar,
la banda sonora del desamor,
un gato en celo oculto en un callejón.
En el mismo club
al calor del blues de la soledad...
la lluvia nos ha vuelto a juntar.

Pensar que un taxi me empujó
a sacarte del baúl.
En naftalina conservó
tus caderas el alcohol.
No me digas que se estrelló,
en el asiento de atrás de un volkswagen azul,
nuestro blues.
No preguntes más cosas
detén el olvido
entra a saco en la vida
como un vendaval.
Al lugar donde has sido feliz
es mejor que no trates nunca de regresar.

Una canción es goma-2
conectada al corazón.

Dicen que el blues es un estado mental,
un manual para aprender a llorar,
la banda sonora del desamor,
un gato en celo oculto en un callejón.
En el mismo club
al calor del blues de la soledad...

Dicen que el blues es un estado mental,
un manual para aprender a llorar,
la banda sonora del desamor,
un gato en celo oculto en un callejón.
En el mismo club
al calor del blues de la soledad...

Una canción es goma-2
conectada al corazón.

1 comentario:

Camisas dijo...

hola. es la primera vez que visito tu blog y me ha gustado, sigue así. te invito a leer un cuento de mi nuevo libro en http://camisaspadrino.blogspot.com/2009/02/crisis.html.