martes, 5 de febrero de 2008

Música

El domingo fue de Súper Bowl. Ganaron los Gigantes, y eso trajo varias cosas buenas: regresó el campeonato a donde debe pertenecer, es decir la Conferencia Nacional; hizo que la derrota de los Vaqueros fuera menos dolorosa (perdieron con los campeones!), y finalmente, me devolvió algo de credibilidad en la NFL Pero también este blog se ha visto beneficiado, ya que la presentación de Tom Petty en el medio tiempo, me recordó algo que he venido posponiendo desde diciembre: hablar sobre los 10 cds que para mí fueron más importantes en 2007.
Mi intención era escribir una entrada por cada disco, pero eso me llevará mucho tiempo y sería seguir dando pie a que 2007 no termine de dejarme en paz. Así que escribiré sólo brevísimos comentarios de los discos en cuestión. Se trata de los cds de reciente manufactura que conjugan dos cosas: calidad musical y significado personal en determinado momento del año. Varios de ellos se editaron en 2006, pero bueno, el retraso en las novedades es parte del precio que se paga por no tener varo y por evitar la mierda radiofónica verdaderamente sin alternativas.
10. A finales de 2006 salió a la venta el disco de Jarvis Cocker como solista. A pesar de tener un trabajo previo en colaboración y varias canciones dispersas entre soundtracks y homenajes, The Jarvis Cocker Record es el primer material en solitario del vocalista de Pulp. No hay mucho que decir, simplemente Jarvis: buena música, buenas letras. Canciones al estilo de Cocker, con varios estados de ánimo, historias que hablan de la gente común y situaciones comunes con el incisivo colmillo del veterano “indie”.
9. También de 2006 es The Writer’s Block, de Peter, Bjorn and John. Casi todas las personas que conozco, los reconocen por el silbido de “Young Folks”. No obstante, el resto del disco también vale mucho la pena. Música sin complicaciones, directa y honesta, algo que los suecos parecen saber hacer (baste recordar a José González, Jens Lekman o The Concretes, grupo al cual pertenece, Victoria Bergsman, la chica que canta "Young Folks"). Este disco para mí es muy especial. Dejo el video de otro sencillo, “Objects of my Affection”, canción que he querido poner en este blog varias veces pues a lo largo del año funcionó como mantra para mantenerme en el proceso de búsqueda-afirmación-etc-etc que hasta hoy vengo viviendo y que es tema recurrente en este espacio.

8. 2007 fue el año que conocí a Pastilla. Gracias a Iván, he tenido la oportunidad de escuchar buena parte de su producción. Y aunque algunas canciones me parecieron conocidas, he de confesar que no puedo asegurar haberlos escuchado antes. Coincidió que el año pasado sacaron un nuevo álbum: A Marte. Para decir algo breve, baste retomar algunas partes de sus letras: “Abre las puertas Marte y penetran colores y sonidos”. Son el tipo de canciones que me gustan, pues combinan un rock sencillo, rítmico, que incluso invita a moverse de cualquier manera, pero con letras que no dejan de tener un gusto agridulce. Se agradece un disco de rock en español que no tenga esos terribles altibajos que comúnmente nos hacen pensar que de 12 tracks sólo valen la pena 3 (en el mejor de los casos). No, este cd es de un grupo ya maduro que no tira canciones a lo bestia.
7. Night Falls Over Kortedala es el más reciente material de Jens Lekman. Moviéndose más cerca de las arenas del pop y el folk, se trata de un autor que es bueno escuchar en cualquier momento. Con buenas melodías, podemos tenerlo de fondo mientras hacemos algo más o podemos dejarnos llevar hasta escenas tan cotidianas como un accidente casero en “Your arms around me”, o lo que sucede en un pueblo sueco que busca diversión “Friday Night at the Drive-in Bingo”. Un disco que vale mucho la pena, sobretodo si son de los que gustan de música para alegrar el día.
6. Ya he hablado e incluso puse una canción del soundtrack de Into the wild, compuesto por Eddie Vedder. Sin más que decir, sólo quiero recordar que es un excelente material. Valen la pena cada uno de los 33 minutos que dura en total, y es excelente para oir mientras manejas.
5. Husmeando en las tiendas de discos, me encontré una joyita. Tenía mucho tiempo sin comprar un cd de un grupo o músico que no conociera. Pero el excesivamente bajo costo (39 varitos), el diseño de la portada y el nombre Boy Kill Boy, me llevó a adquirirlo. Casi no lo pude creer cuando ese día, más tarde, quedé fascinado en mi cuarto con un material de rock que comienza fuerte y no baja nunca hasta el final del álbum. Cada track de Civilian muestra una energía y una forma de hacer música que realmente prende (me recordó al efecto de los discos homónimos de Franz Ferdinand y Razorlight). A veces vale la pena correr un riesgo.
Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

4. The Traveling Wilburys. Gracias a la presentación de uno de ellos en el Súper Bowl, he escrito una entrada que venía postergando y que quizás nunca hubiera escrito dado mi estado de ánimo. Es poco lo que se puede decir de este grupo, ya que las palabras más bien salen sobrando. En 2007, Rhino tuvo a bien reeditar material de algunos de los músicos más importantes del siglo XX. Casi a final de año, pudo encontrarse en México una caja con dos cds y un dvd que contiene la producción de The Traveling Wilburys. Si tienen oportunidad, obténgalo, vale mucho la pena. Creo que cualquier persona que gusta del rock, ha oido hablar de este grupo alguna vez. Aun así, y como dije que las palabras salen sobrando, no hablaré de la música, sólo mencionaré a los integrantes para que puedan darse una idea de lo que es su música: Tom Petty, George Harrison, Bob Dylan, Jeff Lynne y Roy Orbison.
3. A principios de año fui a Argentina y Uruguay. En las tiendas de Buenos Aires vi un disco que llamó mi atención, intitulado Raro y de un grupo que no conocía, El Cuarteto de Nos. Unos días después, Yoyo me puso una canción, pero no sabía quién la cantaba. Después descubrimos que era el mismo grupo cuyo disco había captado mi atención. Ya los he mencionado algunas veces. Resumiendo: buena música con letras excelentes que no dejan a nadie libre de crítica.
2. The Flying Club Cup es el segundo álbum de Beirut. Otro de los recurrentemente mencionado aquí o en las pláticas con amigos. Aunque no he logrado que nadie guste de su música, ya estoy acostumbrado y sé que en unos meses llegaran los mismos amigos que nunca me pelan y me darán la razón. Este disco, en mi opinión, supera al Gulag Orkestar, está más cuidado y se mueve en más direcciones. Por un lado, no suena tan gitano. Por otro, siguen estando ese sonido y letras nostálgicas y evocadoras de diversas emociones y estados de ánimo. La música sigue con su base de instrumentos de aliento metal, cuerdas (excepto guitarra) y percusiones. Es probablemente mi banda favorita en este momento. Y siguiendo la idea de continuar las cosas postergadas, dejo el tercer video del cd.

1. A algunos de mis amigos les parece que me gusta la música triste. Y al escuchar a Beirut, quizás reafirmen su idea. Sin embargo, para que vean que no sólo me gusta la música triste, sino también, y sobre todo la buena música con letras inteligentes, ácidas y amargas (Talking Heads son mis favoritos de siempre), aquí está el que para mí fue el mejor cd del año. No se trata estrictamente de un nuevo álbum, sino de una de esas reediciones de Rhino que mencioné antes. Treinta años después de su aparición, llega una edición “deluxe” del disco que dio a conocer al gran Elvis Costello: My aim is true. Con tracks extras y un cd en vivo, es una verdadera joya. Elvis Costello en esencia, no hay más. Dejo una canción, sin ánimo de nada más que de dejarles algo de calidad, en especial para la gente que lea esto en el trabajo, y para Mariana que hoy ha vuelto al suyo.
Get this widget | Track details | eSnips Social DNA


* A parte de la lista de 10, quiero hacer una súper especial mención al New Moon, compilación de canciones tempranas de Elliott Smith. Las letras dolientes acompañadas de una guitarra serena y contenida, que caracterizaron la obra de Smith. Desde siempre y quizás para siempre, Elliott Smith ocupa un lugar privilegiado de los 10 principales de mi vida, y no podía dejarlo afuera.
Get this widget | Track details | eSnips Social DNA


** Esta selección fue totalmente arbitraria y subjetiva. 2007, a pesar del final, fue un buen año en términos generales y en particular con la música. Conocí muchas cosas. Como parte honoraria de la lista están The Decemberists y The Kooks, cuyos cds de 2006 son buenísimos (pero ya era poner mucho del 2006). También Wilco, con su disco que supongo excelente Sky Blue Sky, que por falta de presupuesto no he podido escuchar 100%. También sé que el Neon Bible de Arcade Fire sí es estrictamente 2007 y quizá mejor que varios de los que puse, pero esta lista, como algo personal, no se trataba de la calidad solamente, sino de lo que en determinado momento pudieron significar, o los momentos que pudieron acompañar ciertas canciones o discos.

4 comentarios:

yoyo dijo...

es bueno ser parte de esa historia musical , lastima que no lo pude comprar y asi quemarlo aca pero bueno al menos te traje sus remeritas jajaja ¡¡¡ saludos ¡¡¡

Daniela dijo...

gracias,

por volverle a poner chispa a tus entradas... saludos

iván dijo...

¿algún día te dignarás a prestarme alguno?

qué malinche, seguramente algún disco nacional valdrá la pena, todo es cuestión de buscarlo, ando en eso.....aunque cada año es más difícil encontrar uno.

JJ dijo...

Así es Yoyo, al menos las remeras...

Dany!!! qué gusto me da que sigas visitando este, tu blog amigo... procuraré publicar cosas más cool...

Iván... No hay malinchismo... si somos estrictos, Pastilla está formado por mexicanos...