lunes, 5 de mayo de 2008

Abandono temporal de blog involuntario. Ya saben, las pocas personas que leen esto, que por alguna razón hay problemas, problemas, problemas... y sí, más problemas...
Pero también ya lo saben, que siempre busco algo bueno, así que esta vez no me quejaré.
De hecho, confieso que ya nada me sorprende. Por alguna razón he visto que mis ciclos son más o menos anuales. En realidad los ciclos a la baja son más duraderos cada vez, pero espero revertir la situación. En general, para mí los años pares son completamente aborrecibles, mientras que los impares son muy buenos. Así que seguiré escribiendo, leyendo, estudiando; en casa, en la facultad (si sigo yendo), en el metro, en la torre latinoamericana, en la alameda del centro, en mi cuarto, en casa de mi novia (si es que algún día me deja hacerlo), en el IIFL, en el CIALC y en más bibliotecas de la UNAM (si es que puedo seguir yendo). -Lo anterior pareció catálogo de los lugares donde pueden encontrarme... pero no son todos-
La enfermedad no ha sido vencida completamente. Siempre hay un malestar. Basta levantar la mirada, en ocasiones para sorprendernos al poder ver un lado que nunca vimos de la misma gente que nos rodea.
La vida es una mierda. La vida es una perra. La vida sigue aunque uno se detenga. Hoy estoy triste. Hoy no encuentro salida. Pero también soy feliz. No voy a detenerme de nuevo a ver el desastre mientras me jala. Y por alguna razón el horizonte que sé que no es rosa, tampoco se ve gris. En esta ciudad cuando ves más allá de las montañas... es más bien de un azul desértico, pero brutalmente fértil.

5 comentarios:

jorge t m b dijo...

bueno pues , yo me dije ...vamos a ver si hoy puso algo nuevo el pepe y asi me le adelanto a todos lo que algun dia me ganaron en las carreras de comentarios a su blog pero ... oh sorpresa, este seria el ultimo ¿, este seria el dia que cerraria mi amigo su blog para que nunca mas podamos leer sus genialidades , sus sueños perdidos , sus esperanzas y miedos ¿ bueno si la respuesta es si solo quiero decir que el viaje fue bueno , mas que bueno excelente y que si al menos ya no leere lo que pones me contaras cuando nos veamos . suerte carnal ¡¡¡ el dia que retomes esta tu grandiosa genialidad de escribir y darnos todo lo que piensas estaremos ahi para leerte , comprenderte y porque no molestarte un rato . nos vemos por la vida y cuidese .(diablos ¡¡¡casi lloro)

Daniela Guadalupe Miramontes Mercado dijo...

Pues a diferencia de Yoyo, yo no entendí que lo dejaras, pero cada quien lee lo que quiere, ja... yo en realidad espero que no porque tras la distancia es lo unico que deja relacionarme con tu extraño mundo que a mi siempre me ha permitido darle un giro a mi forma de pensar, lamento que no nos despidieramos en forma, pero debes saber que eres una persona a la que aprecio mucho a pesar de que de pronto me hacen enojar... recibe un fuerte abrazo desde este lugar lejano

JJ dijo...

Efectivamente, cada quien lee lo que quiere, pero pensé que estaba claro que el abandono del que hablé era el de los últimos días.
Por supuesto que no voy a dejar de escribir... eso fue lo que puse!!!
Gracias a ambos, porque sé que son de esos pocos que dije, suelen leer este blog.

Anónimo dijo...

Hola! Soy una lectora anónima (una de tantas!)y sólo quería decir que en el difícil camino antigregario que supone el conocerse a uno mismo siempre son de utilidad opiniones y reflexiones tan interesantes como las tuyas.

Recuerda que el sentido del humor es un gran aliado y que si en realidad lo más importante es uno mismo el que no es feliz, el que no disfruta cada momento no está siendo justo consigo mismo. No se quiere y, por consiguiente, no puede querer a los demás.

Creo que somos demasiado retorcidos en interpretar las cosas que nos pasan y la verdad es que la vida es simple, simplísima, no la entendemos. Y como todo lo sencillo, bella.

Un saludo desde las antípodas

JJ dijo...

Lectora anónima:
Hola! Sí, tienes razón, uno suele ser injusto y retorcido consigo mismo y la interpretación de su circunstancia. En mi caso, suelo ser a veces demasiado exigente y en otras exageradamente permisivo.
La vida, como bien dices, es bella y sencilla. A veces me repito que es una perra, no tanto porque así lo crea, sino más bien para recordarme que es uno solo el que la complica y el que sube el nivel del agua hasta casi ahogarse.
Principalmente, depende de uno mismo el ser feliz (aunque siempre haya imponderables), y eso es lo que procuro día a día.
Muchas gracias por tus comentarios y muchas gracias por leer este espacio. Espero lo sigas haciendo, porque eso me anima continuar con la escritura del mismo.
Saludos desde México.