martes, 4 de septiembre de 2007

Cambié mi nombre en Hi5. Antes era Bebewhiskey. La cosa es que ese nombre lo saqué de las ID de dos correos que tengo desde hace muchos años. Pero ya no soy el mismo. Pienso en la persona que era y hay cosas en común. Sigo sin poder saber 100% qué quiero en la vida. Algo seguro es que deseo largarme de México y escribir. Otra cosa segura es que continuo saboteando mis propias metas. Pero una diferencia es que ahora soy un poco más conciente de ello y quizás un día logre evitarlo. Sigo siendo optimista, tratando de encontrar la felicidad en las cosas sencillas, procurando sorprenderme ante la cotidianidad... hay muchas cosas...
Pero también hay cambios. Ya no tengo la misma furia consumiéndome estúpida e inconcientemente. Ya no bebo whiskey. De hecho pretendo dejar de beber. Ya no fumo más de una cajetilla al día. Ya no creo en las mismas cosas ni escucho la misma música. Cambió mi gusto de lecturas (aunque me sigue pareciendo muy bueno y una referencia básica en mi vida, Bukowski ya no es lo máximo). Creo que trato de dejar que la felicidad toque mi mundo. También creo que me acepto más. Sin embargo, todavía no he llegado al punto ideal de decir, como Lennon, “But now I’m John”. Aun me falta mucho para llegar a eso. Todavía no me siento parte del mundo. Quizás esa es la razón por la cual al cambiar el nombre del Hi5 no puse mi nombre sino la versión en inglés del nickname con el que juego póquer en internet y que coincide con el título de un libro que me ha marcado. De cualquier modo era importante dejar el Bebewhiskey atrás de alguna forma. Ya no se oye igual. Ya no hace sentido en mis oídos. Ya no tiene fuerza, ni valor, ni significado alguno para mí en la etapa actual de mi vida.

2 comentarios:

El dijo...

tu eres leyenda y yo soy dios jajajajaja ya sabias que iba a poner algo asi que ni me digas nada eh...mmm me pregunto si el tu huevos aplicaria para aqui tambien ?.

JJ dijo...

Sí, me lo suponía... pero carnal! tienes que leer el libro, en el final está el por qué...