jueves, 22 de octubre de 2009

Hoy me di cuenta de que he caído en el automatismo. Me levanto, voy a trabajar, salgo de trabajar, voy a casa, leo, veo TV, y ya. Le he dado la vuelta al futuro.
Hay quienes casi al nacer saben qué quieren hacer en la vida; otros más lo descubren en la adolescencia; otros más no sabemos cuándo, o si acaso, pasará.
He perdido, relativamente, la visión más allá de fin de mes. Pienso en el futuro, hago planes, pero en el aspecto práctico no me importa demasiado mas que lo que resulta inmediato o a corto, cortísimo plazo. ¿Será que en estos días me resulta difícil creer?
Dejo una rolita que me ha dado vueltas en la cabeza desde hace unas semanas...

Me asomé a mis adentros, sólo vi viejos cuentos y una manera insólita de sobrevivir. Miré hacia todos lados, dije "Dios, ¡qué ha pasado!"...


1 comentario:

El gato azulgrana dijo...

Nada muchacho, sólo eres un asalariado!.
Tomando en cuenta la basura de país en que vivimos que puede festejar una independencia simulada y una revolución fallida agradece que a tí la revolución te ha hecho justicia. No te nos pongas triste y encuéntrale lo divertido a la monotonía, traiciónala de vez en cuando, sorprendela y sorpréndete.