lunes, 10 de agosto de 2009

Corazón de sandía

Hace varios años solía organizar fiestas en mi casa, desde una borrachera de dos hasta las que convocaban a gente menos desconocida. Muchos desastres ocurrieron en esa época. Algunas de las desapariciones ocurridas fueron de discos. Acostumbrado al robo, a perderlos o incluso, ya muy ebrio, regalarlos, entonces no les daba la importancia que les otorgo ahora. Con el paso de los años he descubierto el tamaño de los daños materiales (los otros prefiero no nombrarlos ahora). Uno de los cds que me duelen más es el Mama Funk, de Los Tetas. En realidad no me gustaba el total del disco, pero el sencillo que los dio a conocer acá en México es una de esas canciones que siempre me pondrán de buenas. Si alguien que lea esto tiene mi disco, o algún ejemplar y quiere deshacerse de él, no dude en mandarme un correo. (Vaya, escribir eso fue muy deprimente, así que dejo el vídeo...)

1 comentario:

El gato azulgrana dijo...

Compartiré contigo a mis "dealers" choperos y verás que ese disco regresa a tus manos.