jueves, 29 de septiembre de 2011

Hoy me siento en una dinámica distinta al resto de la gente que me rodea. Todos parecen apremiados, agitados. Yo sigo en mi lugar, apenas con algún movimiento. Me siento como si estuviera detenido en medio de una carrera, viendo sonriente a los corredores, sin estorbarles...



¿Hacia dónde va la gente con tanta prisa?

Yo no tengo prisa, sino una mezcla equilibrada de espera y euforia. Espera y euforia...


2 comentarios:

textonauta dijo...

Según un artículo en la revista de señoras que estoy leyendo en este momento (gusto culposo y, por desgracia, obligado acá en la editorial), tu estado de ánimo en este momento encaja con el Flemático, uno de los 4 estadios que erigió Hipócrates a favor de la psicología. Según este temperamento: "Es húmedo y frío, lo rige el elemento agua, pertenece a la estación de invierno y lo domina el miedo. Tiende a ser emocional y el órgano afectado con más frecuencia ante el desequilibrio energético o alguna enfermedad son los riñones. Su contrario es el temperamento Colérico".

JJ dijo...

Siempre he pensado que los griegos tenían ya la verdad de las cosas y que después de ellos casi todo en el mundo ha sido decadencia. Creo que ayer estuve flemático, posterior a semanas de estado melancólico, al cual volveré, seguramente.
Me parece que hay algo de cierto en la descripción... Por lo pronto espero que me puedas pasar un ejemplar de ese gusto culposo, o decirme el título, porque no dudo que terminaré leyéndolo con fruición.